sábado, 5 de diciembre de 2009

BOCHORNO


Hace tanto calor que el joven apático del 2º Derecha no puede dormir. Suda como un cerdo. Así que se levanta de la cama y abre la ventana del dormitorio en busca de una pequeña corriente de aire fresco.
En el bloque de enfrente hay una habitación iluminada. Un hombre y una mujer discuten. No los ve, pero escucha sus gritos. También escucha golpes, objetos que caen al suelo, muebles que crujen... Por un momento al joven piensa en llamar a la policía, pero enseguida desecha la idea porque sabe que esas cosas traen problemas.
La mujer del bloque de enfrente entra corriendo en la habitación iluminada. El hombre la persigue, se abalanza sobre ella como un animal rabioso..., y más golpes, más gritos, muebles que crujen, hasta que llega un silencio espeso y bochornoso. Entonces, el joven apático del 2º Derecha cierra la ventana y vuelve a la cama. Se tapa con la colcha hasta la cabeza porque ya no le importa sudar como un cerdo, prefiere eso a escuchar el sonido chirriante de las ambulancias.

Texto de ANDRÉS PORTILLO
ilustración de LETICIA VERA

3 comentarios:

Ada dijo...

Madre mía qué tensión, es genial.
Besos

Marina Centeno dijo...

Me enlisto y me dispongo a leer.

Saludos.

Víctor dijo...

Tan duro y directo como real. Buen relato de Andrés.

Un saludo.