miércoles, 23 de febrero de 2011

NARRANDO CONTRACORRIENTE

La idiosincrasia del proyecto AL OTRO LADO DEL ESPEJO nos hace que nos planteemos una y otra vez nuevas formulas de financiación. Como sabréis, la Revista AOLDE, la edita la asociación cultural sin ánimo de lucro LA VIDA RIMA, esto es, la misma que pone los cuartos cada cuatro meses para que tanto bueno quede impreso en el papel; eso es, alrededor de 400 ejemplares por edición. La revista intenta subsistir por el método “cadena”, por así decirlo; de modo que, la venta de una edición supondrá editar la siguiente, y así hasta el infinito…o hasta que la cadena se parta. En cada edición, además, La Vida Rima como editora de la revista y por sus santos xxx y rizando el rizo de la ganancia tiene la deferencia de editar una versión digital totalmente gratuita para uso y disfrute del mundo internauta. Claro que, tanto desprendimiento, a veces, trae la consecuencia del derrumbe, o como decía antes, la cadena se quiebre; evidentemente, hoy, la cosita está mu chunga que diría mi primo, y, la economía particular de cada cuál no está como para andar tirando cohetes. Entonces, bajo el sol abrasador del interrogante, y como un soplo… bueno dos soplos de aire fresco en la nuca y conocedores de nuestras dificultades Ediciones Escalera, nos proponen para la supervivencia de este proyecto, recoger en un libro, a modo de antología, estos retazos de existencia, esta actitud ante la vida. Dicho y hecho, el libro ya está en marcha.


Esta antología de cuento y ralto AL OTRO LADO DEL ESPEJO (Narrando Contracorriente) Ed.Escalera 2011, es un libro colectivo en el que aparecen algunos (50) de los autores que durante estos dos años han ido apareciendo por nuestras páginas; una colección de textos que cuenta con una riqueza narrativa incalculable, de la que se desprende una prosa exquisita, múltiple y variada; una manera diferente de contar, en cualesquiera de los hechos narrados, en los más extensos y en los más breves; en los más duros y dolorosos; en los más jaraneros y optimistas; todos ellos, limpios y cristalinos, sin trampa. Literatura en estado puro, esa es la fortuna con la que se encontrará el lector.

IMPRIME ESTE POST