miércoles, 26 de octubre de 2011

Aplastamiento - Marian Alefes Silva

Prendida sobre un libro púrpura, dando el aspecto de una verruga, estaba, me parece, indecisa. Tomé el libro y la verruga se sujetaba obstinadamente, lo sacudí con fuerza pero fue inútil, entonces me quedé mirando la cosa esa, y de repente sentí que me miraba, ¡semejante cosa mirándome! Me aproximé para indagar con detalle. Era como una mosca alargada, una mosca de dos puestos, por decir algo; en todo caso una verruga bien particular, con pequeñas partes que encajaban unas con otras, bastante compacta. Con lo primero que encontré a la mano la arranque y fue a dar al piso. Cayó en seco, como una roca, hasta me pareció sentir alguna vibración bajo mis pies. Se quedó ahí, sembrada. La verruga ahora sobre el piso, continuaba mirándome. La volví a empujar, esta vez con el pie, y como si hubiera puesto en marcha un mecanismos, la cosa esa se puso a berrear, bueno, era más como un zumbido, un redoblar de tambores o algo así. El sonido estaba perfectamente acompasado con sus movimientos, movimientos similares a los de un carro de cuerda dando círculos. Me pareció claro, la cosa esa estaba furiosa; lanzando sus protestas de redoblante mientras daba vueltas cerca a mis pies. Se me paso por la cabeza acabar con su disgusto de un solo movimiento. Espere para ver que pasaba, pero si que tenia cuerda, dale que dale con la berreadera, y es que ya hasta las paredes vibraban, sí… No había de otra, levante el pie para liquidar el asunto, apunté a la verruga, le puse el pie encima golpeando con fuerza, y de paso el piso se fue abajo. Di unas vueltas para terminar cayendo sobre la espalda, rompiendome cada hueso. Quise reponerme pero el techo se vino encima aplastando la mitad de mi cuerpo, no pude más que berrear. Ya exhausto, noté entre las ruinas a la cosa esa…, ese abultamiento protervo, parado sobre el libro púrpura, inmóvil, con cada una de sus piezas intactas; me miró resuelta, casi como riéndose, sí, seguro era eso.

IMPRIME ESTE POST

1 comentario:

Arruillo dijo...

Hay verrugas que es mejor dejarlas en su sitio.
Me parece un divertimento muy logrado el "Aplastamiento" que has intentado con esa cosa.
Felicidades
Un beso