jueves, 8 de marzo de 2012

Piloto automático - Marilinda Guerrero Valenzuela

Tomó la pastilla de Irbersartán para la presión. De pronto tuvo mareos, náuseas, fatiga, dolor en el cuerpo.

Revisó las reacciones secundarias del medicamento: Mareo; náuseas/vómitos, fatiga, dolor musculoesquelético.

Respiró profundo y tomó pastillas para la ansiedad y depresión.

Burbujeantes reacciones secundarias invadían su cuerpo conforme las tabletas atravesaban su laringe.

Terminó de tomar el café, se lavó los dientes. Apagó todo, salió a la calle y encendió el piloto automático.

Marilinda Guerrero Valenzuela

IMPRIME ESTE POST

1 comentario:

Anto Etyam dijo...

Como muertos vivientes, así es como va mucha gente por el mundo, cada vez más. Hemos pasado de querer inventar robots que imiten a los humanos, a que el ser humano actúe como un robot. Sin duda es menos costoso, aparte de que los robots presentan un gran inconveniente: no consumen.