jueves, 5 de julio de 2012

El último búho, por Iván Rafael

Hacía frío y tenía sueño, pero quería ser pintor.

Volvía del estudio recostado en el último asiento del último autobús nocturno con el cuello del abrigo subido hasta la barbilla. Miraba su propia cara reflejada en el cristal de la ventanilla por la oscuridad de la calle.

El último autobús pasó por debajo del puente de las vías del tren. Había hogueras de cartón y palé iluminando levemente la noche.

Por un instante, en el cristal de la ventanilla, se superpusieron la imagen de su cara y la escena de los habitantes de debajo del puente de las vías del tren.

Empañó el cristal con vaho y dibujó unos monigotes con el dedo.

Quería ser pintor, pero hacía frío y tenía sueño.


IMPRIME ESTE POST

1 comentario:

Aniagua dijo...

Una realidad de las muchas..
Buen relato!!